La publicación BON VIVEUR, FOODIES GOURMET, le dedica uno de sus artículos. Ya no cocina. Bernie Vinyes, quién trajo al restaurante. El Celler de Matadepera hasta la estrella Michelin, es ahora un ‘ex chef’ dedicado al mismo negocio, pero de otro modo.

Aunque se llama Lluís Bernils Vinyes, la mayoría lo conoce como Bernie Vinyes. Nació en abril de 1958, es padre de dos hijos, Pau y Riki, y se considera un «cocinero a la reserva». A pesar de tener a sus espaldas más de tres décadas dedicadas a la cocina, aprendida de manera autodidacta, hasta en su perfil de Twitter se define como «ex chef». Por eso lo tratamos como un gastrónomo, aunque la consideración se le quede corta.

Él es el responsable de un restaurante mítico fuera de las clásicas rutas gastronómicas. Un oasis concebido para el deleite situado a la localidad barcelonesa de Matadepera, cerca de las ciudades de Terrassa y Sabadell, al cual recurrentemente acuden los más insignes forofos a la buena mesa.

El espacio nació el 1968 de la mano de sus padres como un bar en el cual se cocinaban pollos asados para llevar. Al principio el negocio funcionaba tal cual lo habían concebido, pero pronto los clientes quisieron poder comerse aquellas carnes al ast en el local. Así que la madre de Bernils tuvo que empezar a preparar ensaladas y otros acompañantes que pudieran escoltar al plato. La oferta iría en aumento hasta 1982, año en que el hijo tomó las riendas y en la carta entraron platos de cazuela y carnes a la brasa. Pero no estaba de acuerdo, quería más.

En el restaurante El Celler de Matadepera buscan y encuentran una cocina culinaria con arraigo, sentimientos y verdad.

Bernie Vinyes es Lluís Bernils padre, acompañado de sus dos hijos en Ricard y Pau Bernils.

Lee el artículo completo haciendo clic AQUÍ…

Accede