Sería utópico pensar que los comensales valoran un restaurante exclusivamente en base a lo que han probado, a sabor de sus productos y la forma como estos han sido presentados y cocinados. Si bien, esto que acabamos de comentar representa un pilar importante, hay que tener presente otro elemento fundamental: los camareros.

Efectivamente, nos referimos al personal de sala, que tiene el reto de trasladar la experiencia culinaria trabajada en la cocina cada uno de los comensales. Porque, lejos de lo que muchos piensan, un camarero no deja de ser la imagen viva del restaurante, la persona de referencia por parte de los clientes.

Por todos estos motivos que acabamos de exponer, el Celler de Matadepera siempre nos ha gustado y nos gusta trabajar con un equipo comprometido, observador, educado y respetuoso. En este sentido, las habilidades comunicativas son indispensables a la hora de conectar con los comensales y saber transmitirlos a la perfección la esencia del restaurante.

Porque nos gusta que se nos valore por la calidad de nuestra cocina, pero somos conscientes de que el Celler de Matadepera somos un equipo, donde cada uno de nosotros aporta su granito de arena para conseguir que todo aquel que nos visita quiera volver a vivir una nueva experiencia gastronómica.

 

 Air Jordan XIV Low